El pasado fin de semana llegó el turno de hacer una de esas rutas típicas de fin de temporada, donde desnivel, orientación y estado de forma se conjugan para crear un cóctel perfecto. En esta ocasión disfrutamos de uno de los descensos más míticos del Pirineo: los más de 1.000m (Bastante más, jeje) de bajada a plomo desde el Posets hacia el refugio de Viadós.

Una nieve excepcional hizo que el descenso hiciera olvidar los pitidos del despertador en el apartamento de Plan a las 4.15am, y es que los momentos de éxtasis vividos durante el descenso habrían compensado madrugar más incluso! 😉
A continuación te dejamos con un video del asunto…

Y también hemos añadido el track de la ruta a nuestra base de datos: