El pasado finde, un grupo de seres peculiares se reunieron para sacar a pasear sus bicis… Rafa, Roberto, Susana y AlbertoEpic realizaron una ruta que en un día de agosto normal habría supuesto la muerte por deshidratación.
Por suerte, justo ese día parecía que fuera noviembre, unas persistentes nubes bajas estaban agarradas por toda la sierra; la mayoría del tiempo se fue a la sombra, y con un agradable fresquito. 🙂

Puedes consultar el track de la ruta en el apartado correspondiente de esta web.

La ruta tiene dos caras: si vas sin forzar, y no te da vergüenza echar pie a tierra de vez en cuando, simplemente es ‘larga pero dura’. Pero da la casualidad de que es ciclable prácticamente en su totalidad, simplemente hace falta tener la potencia de una Caterpillar y la técnica de un cirujano. Así que por muy fuerte que estés, si intentas ciclar todo, el sobo está asegurado.
Y además está garantizado el buen sabor de boca final, con un descenso brutal desde la cima hasta el coche…
Estadísticas, para los numerófilos:
Distancia: 34km
Desnivel+: 1.714m
Horario: 3h-8h, en función de la afanación/técnica/potencia/resistencia de cada uno…