Alud de placa desencadenado en la parte alta de las Foyas del Ingeniero (Linza) en la travesía que lleva a la zona alta de unión a la ruta del Acherito

LOS TRES ALUDES DE AYER DOMINGO EN EL PIRINEO

Los vientos fuertes del norte, tando del sábado como de ayer domingo 25 de enero, unido a las bajas temperaturas, han favorecido que las laderas del Pirineo se hayan llenado de placas por todos lados.
 
Aunque los vientos dominantes soplen del norte, la orografía canaliza el aire como hace el agua en las revueltas de un río, de manera que los vientos locales resultantes pueden soplar en múltiples direcciones cuando los vientos son fuertes, pudiendo incluso llegar a soplar en dirección contraria al dviento ominante.
 
Y aunque las laderas sur puedan llenarse de placas, el sol de final de enero, que ye empieza a ser generoso, estabiliza día a día las laderas al sol, mientras que en las umbrías las placas que se forman permanecen días y días, a piñón, sin evolucionar, esperando a que llege uno o varios esquiadores que con su sobrecarga, desencadenen el alud de placa que les luego les arrastrará.
 
Este factor ha sido el factor común desencadentante en los tres aludes ocurridos ayer domingo en el Pirineo aragonés.
 
 
Caso 1:
 
Linza, Foyas del Ingeniro. Ladera norte. Sobrecarga de esquiadores, subiendo.
 
El alud de la foto de inicio de la entrada, en Linza, cuando un grupo de esquiadores que subía en una diagonal por una ladera norte rompió una placa cuyo punto de cizalladura estaba más alto que ellos, en una parte más inclinada. El alud arrastró a una esquiadora por encima de unas barreras de rocas y pinos hasta detenerse en el fondo de la vaguada de debajo, que se aprecia en esta 2ª foto (el corte de la placa no se ve en esta foto sino en la 1ª).
 

Grupo de compañeros alrededor de la accidentada

La esquiadora sufrió en el descenso varias fracturas de extremidades. Se avisó al helicóptero de la Guardia Civil, que llegó a Linza pero no pudo entrar en las Foyas del Ingeniero por los fuertes vientos, tuviendo los miembros del GREIM que subir desde el final de las pistas de fondo por el valle hasta el lugar del suceso.
Allí estabilizaron las fracturas de la accidentada y construyeron una camilla de fortuna con esquís sobre la que pudieron bajar a la accidentada hasta el Refugio de Linza.

ULTIMA HORA:
Adjunto información que acabo de recibir (hoy martes 27 x la tarde) de una de la personas que intervino en las labores y presenció los hechos:

“El rescate se realizó entre miembros de la Cruz Roja (cubrían la competición del Trialtlon Blanco que había en Linza), el trabajador que pisa la estación de fondo y montañeros que por allí pasábamos.
Los GREIM se quedaron en Linza al no poder volar el helicóptero y sabiendo que ya se había organizado un rescate rápido.
El trabajador subió en la oruga de la pista de fondo (casi hasta los accidentados, a 7 minutos) a tres miembros de la Cruz Roja (gran trabajo de estabilización y mando sobre todo el grupo) y la camilla y entre estos y los montañeros que allí estábamos bajamos a Linza a la accidentada.
 
Gracias al lector que me lo ha enviado.
Más información de primera mano, que a todos nos ayuda y rinde tributo a las labores que realizaron los miembros de la Cruz Roja.
 
 
 
Caso 2:
 
Formigal: Zona de Tosquera (cercana a Tres Hombres). Laderas Norte y Este. Alud de placa desencadenado por uno de los tres montañeros, esquiando en descenso.

Me acaban de pasar por watsap esta foto sacada por uno de los afectados.
He creído oportuno ponerla. Se ve que el grosor de la placa en el punto alto de la cizalladura es enorme, al menos de un metro.
Este es el caos de bloque que arrolló a los dos esquiadores, enterrando a uno y arrastrand unos 20 metros al otro.

 

Sobre la misma hora (algo después del mediodía), un grupo de tres esquiadores de travesía había subido por el bosque a la zona de la Tosquera e iniciaron el descenso. Dos esquiadores iban más abajo que un tercero, que eligió esquiar otra pala, donde cortó una placa que en su descenso, llegó hasta sus dos compañeros de debajo, atropellándolos el caos de bloques.
Uno de ellos quedó enterrado casi completamente. Sólo una mano quedó fuera, lo que permitiría más tarde localizarle. Los compañeros no debían llevar equipamiento para desenterrarlo y llamaron al 112 para alertar de lo ocurrido. El 112 alertó inmediatamente a los responsbles de las pistas de Formigal que acudieron en 10 minutos y pudieron encontrar y sacar al accidentado.
Por lo visto, tenía la boca a pocos centímetros de la superficie y, girando la cabeza de lado a lado, pudo hacerse un pequeño hueco que le permitió respirar todo ese rato. El resto del cuerpo no lo puedes mover dentro de un alud, es como un bloque de hielo que no te deja mover ni el dedo meñique…
Tras su rescate, el accidentado tan sólo presentaba signos de hipotermia y contusiones leves que pudieron ser atendidas en el Centro de Salud de Escarrilla.

Los testimonios van cambiando un poco este suceso, vistas los comentarios de gente que estuvo allí o tiene información más de primera mano.

Por lo visto el alud, desencadenado desde arriba (esponténeamente o a distancia por otro esquiador) y con un corte de cerca del metro de espesor, bajó ladera abajo arrollando a 2 esquiadores. Arrastró a uno unos 20 metros, quedando éste en la superficie, en la lengua del alud, sin mayores consecuencias.
Su compañero fue sepultado durante 15 minutos, pudiendo sacar una mano y hacerse un hueco moviendo la cara para poder respirar. Entre su compañero y una esquiadora pudieron desenterrarlo, llegando los efectivos de Formigal en los momentos finales de sacar al accidentado.

 

 
Caso 3 :
 
Bosque de Paderna. Benasque. Ladera norte. Desencadenamiento a distancia por grupo de esquiadores, subiendo.
 
 
 
 
El tercer alud ocurrió en la zona del Bosque de Paderna. Ladera norte, umbría. Cuando un grupo de esquiadores, en la zona entre el tubo inferior y el superior de Paderna, ascendía por la diagonal que llega al Tubo Superior de Paderna.
 
Dicha diagonal no tiene mucha inclinación, pero la sobrecarga del grupo desencadenó, a distancia, la ruptura de una placa en una zona más alta y más inclinada de la ladera, cerca de la muralla rocosa (similar a la placa de Linza). Típico del Riesgo 3 (desencadenamiento a distancia en umbrías).
El alud tenía poco grosor ya que había poca nieve en dichas cotas, pero enganchó los esquís de una esquiadora, a la que no le saltó el esquí, produciendo una fuerza de torsión que resultó en una fractura de peroné (tibia íntegra) que afortunadamente sólo ha precisado escayola.
 
En el momento del accidente, el grupo llamó al número de emergencias y esperó a que los grupos de rescate del GREIM acudieran a auxiliar a la esquiadora.
Al igual que en Linza, los efectivos del GREIM montaron a la esquiadora en una camilla con esquís, para llevarla hasta los Llanos del Hospital de Benasque, donde pudo ser evacuada a un centro médico.
 
Me comentaban compañeros de la accidentada la gran labor de los efectivos del GREIM, que tuvieron que atender de forma casi simultánea a las accidentadas de Linza y de Benasque, una en cada extremo del Pirineo aragonés.
Cuando llegaron al bosque de Paderna encontraron a la esquiadora en muy buen estado, sentada sobre una roca, arropada con manta térmica y anoraks de plumas y con té caliente. El grupo iban bien preparado.
 
 
Conclusiones:
 
La organización de los tres rescates fue excelente. Esto es muy importante ya que estamos hablando de enero con temperaturas bajo cero, donde la hipotermia sobreviene muy rápida a las víctimas de un accidente.
Felicitaciones a los compañeros de cada accidentado, así como a los efectivos del GREIM y a los pisters de Formigal, que consiguieron sacar al accidentado de la Tosquera.
 
Los tres accidentes llevan la definición del Riesgo 3: Ese riesgo latente, que está ahí pero que no provoca aludes de forma espontánea (como ocurre con el Riesgo 4 ó 5).
El riesgo 3 no provoca daños a la población. No hay riesgo de aludes espontáneos. Es el riesgo en el que el monte es como un pequeño campo de minas que están esperando a ser detonadas por alquien que pase. Ese “Riesgo Latente” es el más peligroso, porque apenas da señales de aviso antes de desencadenar alguno de nosotros el alud.
 
Recordad que en el 97% de los accidentes por avañancha, el alud es desencadenado por el propio esquiador o por uno de sus compañeros.
 
Tras estos 3 días seguidos de fuertes vientos del norte, el monte está plagado de placas. Las laderas nortes (en sombra) tardarán más en estabilizarse que las laderas al sol, pero no se puede considerar ninguna orientación del todo segura. Si acaso, algunas oestes.
 
Otro dato a favor: Los tres aludes se notificaron con amplio margen de horas de luz restantes, a pesar de estar en enero. De ahí la importancia de mantener siempre que podamos un margen de tiempo extra para incidentes, en lugar de apurar la jornada hasta la puesta de sol, por muy romántico que nos parezca. Un accidente con el sol en el horizonte puede suponer una noche a la intemperie.
 
Todos aprendemos de estos incidentes. Afortunadamente no ha habido víctimas y a todos nos ayuda a mejorar nuestro comportamiento en montaña y nuestro conocimiento sobre los aludes de placas y el famoso Riesgo 3, el Riesgo latente.
 
Gracias a todas las personas que desinteresadamente me han ofrecido esta información: Guardas del refugio de Linza, personal de Aramón-Formigal y compañeros de la accidentada del Bosque de Paderna en Benasque. Felicidades a todos por el buen hacer ante imprevistos como éstos.
 
Nos vemos en un rato en la meteo del lunes
 
Jorge García-Dihinx