Es sábado, y subimos a foquear por lo blanco, que esta temporada abunda bastante… Pero el fuerte viento, que esta temporada también abunda, nos hace recurrir al comodín de Panticosa. Incluso allí el huracán es de escándalo.
Los de Aramón deciden cerrar por viento, eso sí, después de que hubieran ‘pasado por caja’ todos los esquiadores. Toda la estación queda a merced de una serie de almas penitentes que luchan contra la ventisca…