Y llegamos a la última etapa de nuestra travesía por el Oberland. La buena meteo y la aclimatación conseguida en esta semana ha hecho que en nuestra cabeza se vaya alimentando una idea: ¿Mont Blanc? Así que nuestra misión hoy es salir temprano del refugio de Konkordia y llegar cuanto antes a Fafleralp. Allí, pillar el coche y sin perder tiempo a Chamonix, donde cenaremos y descansaremos para el día siguiente hacer un intento expréss al Mont Blanc con esquís.
La idea era buena, pero la meteo no estuvo de acuerdo y conforme nos acercábamos al coche el fuerte viento nos hacía dudar… Ya en Chamonix, la visita de rigor a la ‘Maison de la Montagne’ para ver la meteo nos quita definitivamente la idea del Mont Blanc: fuerte descenso de las temperaturas, mucho viento, elevada nubosidad,… en fin, que no.
Así que cena de clausura en Chamonix, y luego… carretera y manta: a relevos al volante, llegamos a casa a desayunar, tras 24h non stop.

A continuación, el vídeo: