Hoy es nuestro sexto día en el Oberland. Hasta ahora, todo han sido picos ‘alpinos’, donde los esquís sólo sirven para la aproximación. Hay que remediarlo: hoy elegimos el Wyssnollen. Digamos que es el ‘Peyreget’ del Oberland 🙂 y gracias a que todo nos acompaña gozamos de la mejor esquiada de toda la travesía por el Oberland. Una subida cómoda desde el Finsteraarhornhütten con esquís hasta la cima y con poco peso, ya que hacemos un depósito de material en una piedra característica sobre el glaciar.
Terminado el descenso, toca foquear hasta en collado Grünhornlücke y bajar esquiando hasta Konkordiaplatz. Allí tenemos el honor de pasar la última noche en el refugio más mítico del Oberland, el Konkordiahütten, con sus famosas escaleras (Debido a la regresión de los glaciares, la capa de hielo en la plaza de Konkordia es menor cada año, y cada poco tiempo tienen que ir añadiendo tramos a la escalera de acceso al refugio).

A continuación, el vídeo: