Llegamos al ecuador de nuestra travesía por el Oberland. Hoy nos toca día de descanso, pero por supuesto, descanso activo: nos levantamos los últimos, desayunamos y sin ninguna prisa abandonamos el Möenchsjoch para realizar la ascensión al pico del Mönch (4.107m) por la ruta normal, una arista técnicamente fácil pero vertiginosa…
Luego regresamos al refugio donde descansamos el resto de día, sesteando y haciendo vida social con la curiosa fauna que te encuentras en un sitio así. Y hay que ver cómo se nota el progreso: antes terminabas con números de teléfono apuntados en cualquier sitio. Ahora, terminas con 4 nuevos amigos en Facebook!

A continuación, el vídeo: