El tercer día en el Oberland acometemos la etapa más larga. Salimos al amanecer desde Hollandiahütte y nos deslizamos hasta KonkordiaPlatz. Allí, ponemos pieles y comenzamos a remontar el glaciar Jungfraufirn con idea de ascender al Jungfrau (4.158m).
Pero conforme nos acercamos a los 4.000m, a Lucía le da un ‘cebollazo’ de la altitud y se encuentra fatal: sube muy despacio y ‘balizando’ el recorrido con vomitonas. Llegados al collado Rottalsattel es tarde, y debemos elegir: cima o cena. Si ascendemos a la cima (1h) no llegamos a la cena del refugio. Lo tenemos claro 🙂 nos vamos a por la cena.
Bajamos por ‘la directísima’ hacia la Esfinge (Sphinxstollen), donde nos tomaremos una ‘arregla-todo’ Coca Cola fresquita acompañados de turistas japoneses, indios y turcos (¡!). Ahora ya sólo nos queda seguir la huella de la ratrack hasta el refugio del Möenchsjoch.

Puedes ver la crónica de Luzia en Las Focas Majaras…

A continuación, el vídeo: