Producciones Soloquedalopeor agradece públicamente a los mecenas que están apoyando su causa. Ya hemos encargado la estatua del primero de ellos para nuestro jardín…
Por el momento todavía no hemos reunido suficiente dinero para el nuevo ordenador, así que hemos ‘desevolucionado’ (¿Se dice así? ‘Involucionado’? Un paso p’atrás?) un poco, olvidado nuestros gadgets de última generación y nos hemos lanzado al monte a por un reportaje con material pesado y voluminoso, a la antigua usanza: cámara de video grande, fiambrera con tortilla y pan abundante.

La ruta, sencilla, cortita, sin compromiso y mucho sendero juguetón. Muy buena para estos días en los que ya miramos de reojo montañas más altas buscando la ansiada nieve. La sacamos de gpspirineo.com.


Por cierto, pego a continuación un texto de José, que refleja el efecto provocado en las neuronas de un auténtico globero por la excursión realizada:

Permitidme estar blandito y trascendente un rato… permitidme que me exprese dopado y condicionado por mis endorfinas… porque ahora mismo sigo disfrutando de mis preciosas y bien ganadas endorfinas… Sigo sonriendo como un crío al que le acaban de premiar con juguete que no esperaba… haciendo balance de cómo ha empezado el día, de lo que me ha costado salir de la cama, de las conversaciones compartidas en el coche con Sergio sobre trabajo, dinero, problemas… del estado anímico arrastrado desde hace demasiado tiempo… y de cómo conforme ha ido pasando el día todo eso ha quedado atrás como tiza borrada por la lluvia… Insisto que hace 4 horas que he llegado a casa y sigo sonriendo…

Madrugón para salir a las 7 de Zaragoza, carretera y manta hasta Larrede, cerca de Sabiñánigo, un pueblecito auténtico del sobrepuerto sin urbanizaciones horteras ni signos de modernidad. Cita con la sección globera desplazada a la zona: Alberto, Lucía, Rafa, Jara, Bati, Lola, Fernando y los dos maños, Segio, (a partir de hoy “el herbales”), y yo… Otro fin de semana más, el mal tiempo y el frío quedan para los telediarios y la primerísima hora… el resto ha sido un día 10/10 de sol, sin aire, temperatura ideal para el mtb…

Pista perfecta desde Oliván en subida hacia el remoto y abandonado pueblo de Ainielle… Bosques salpicados de otoño, rojos, amarillos, verdes, fresco, hojas que alfombran la pista, silencio. Otoño pero con tiempo de primavera. Risas. Conversaciones entrecortadas por la constante subida… Hasta llegar a Ainielle… absolutamente recomendable… Hoy increíblemente mágico, recubierto de hiedras, zarzas pelusas, blanco, amarillo… paz.

Comenzamos la primera y larga bajada, un comienzo algo zaborrero, senda que abraza colgada una de las laderas de punta Chunda, con patio permanente a la izquierda y que con buena pendiente nos permite bajar rápido y disfrutando de cada curva… Nos cruzamos con un autobús de turistas maños… Sergio se emociona con tanto público y decide desaparecer literalmente entre la verdura… Algo naranja agita los árboles allá abajo… no se ha hecho nada y casi no es conciente de la suerte que ha tenido… a partir de ahora será conocido como “Tarzán del Sobrepuerto” o “el Herbales” Seguimos bajando por un terreno más fresco y verde hasta llegar a otro pueblo abandonado… Bergusa… Comido por la vegetación poco por encima del barranco que deberemos cruzar para recuperar la pista que nos devolverá a Larrede, no sin antes premiarnos con otra bajada… calificación apoteósica… como el final del pico del águila pero multiplicada en longitud por cinco… tumbadas y giros en una mullida alfombra de hojas hasta la torre de Larrede… desde donde vemos toda la llanura del Gállego desde casi Arguisal hasta Sabiñánigo… De nuevo para abajo y a los coches…

Resultado… analíticamente 30 km de bici y unas cuantas horas… 5-6 entre paradas, averías, fotos, vídeos… 972 m de desnivel acumulado… y qué cojones me importa a mí eso… El resultado es que después de una jarra de cerveza y un abundante plato combinado en Escuer, Segio y yo nos hemos bajado con cara de idiotas, riéndonos de todas las incidencias, disfrutando de un día completo, de risas con gente excepcional, de paisajes increíbles, de adrenalina, de dolor y algo de sufrimiento, de algo que mezclado y bien servido nos hace ser inmensamente felices por un rato…

Espero que algo de eso os llegue a través de estas líneas.

Un abrazo endorfínico…

Jose

Puedes ver las fotos de José en
http://picasaweb.google.com/josorte/LarredeOlivanCruzBasaranAinielleBerbusaCasbasLarrede