El pasado domingo asistimos a un congreso sobre ‘las montañas, los huevos fritos y el colesterol’. Las jornadas comenzaron con un desayuno en Puente La Reina. A destacar el gran éxito de afluencia, con unos 20 participantes.
Posteriormente, la comitiva se desplazó hasta el refugio de Lizara para dar comienzo a la actividad central de la jornada, recogida en el video adjunto: ruta circular de esquí de travesía en torno al macizo de Bernera, con ascenso a tres cimas (Algunos avezados, una más).
Terminada la ruta, llegaba por fin el evento central del congreso: ingesta masiva de huevos fritos con longaniza y patatas, deliciosos, en el refugio de Lizara.
Principales conclusiones de las jornadas: los huevos fritos saben mejor si son ingeridos después de más de 6h de  travesía rematada con un descenso mítico de 1000 metros de desnivel. Esta teoría deberá ser confirmada por numerosos estudios posteriores…



Además, también puedes ver las fotos del día de:
Jorge (Y su relato en el blog La Meteo…)
Fernando
Donato