Ayer un reducido equipo de globeros (Muchos estaban en la carrera de montaña de la Boca del Infierno) se acercó a Riglos a hacer la ferrata que sube al Mirador de los Buitres. Una ferrata en la que a veces se tiene la impresión de que hay más fraccionamientos en la sirga que clavijas…
La aproximación y regreso fueron bastante calurosos, menos mal que la pared de la ferrata estaba más o menos a la sombra.
Aquí va un video: