Sábado 21 de febrero. Marchando otra de esquí de montaña.

Desde el parking de Anayet (petao de coches y de “ejquiadores”, con atasco incluido desde Biescas), excursión muy maja y asequible, con las moles de Anayet y Midi vestidas de gala posando para nuestras cámaras, ventisca de la muerte del collado p’arriba y nieve venteada en la bajada.

Acabamos ansiosos de bocata (algunas más que otros) después de desatascar una pobre fragoneta y a su desesperada conductora de la nieve.