Este es el discurso de una niña en la cumbre de la Tierra del 92, todo un rapapolvo a la ONU…